miércoles, 18 de enero de 2012

rock & roll, nena.

bueno, el rock &  roll siempre fue como una cosa menor; para otros; ese no es mi caso. pensé que si estaba acá y borracho y escuchando rock & roll podía decir lo que se me antojara la puta gana y ya: eso es lo que voy a hacer. total, después de todo y antes que nada, ¿a quién carajo le importa?
entonces en eso estaba, escuchando esa música bastarda y hermosa que para mí, de a ratos, hace que todo tenga sentido; y en eso estaba, rock, rock, rock, nena, ja, me late, lo escucho, me gusta y no importa, de verdad no importa, porque si se trata de cosas que importan, bueno, me importan ella y el rock & roll. a veces la cerveza, el mezcal, el ron, el whiskey, qué se yo, qué más da. si todo tiene que ver con nada y nada tiene que ver con todo.
pero en eso estaba, digo, escuchando el rock, cuando se me ocurrió que si estaba al pedo, entonces podía escribir algo, algo, algo, lo que sea, lo que venga, lo que se me ocurra, pero eso ya lo dije, y entonces pensé que nunca, nunca, nunca, tenía una idea nueva, que todo ya está tan repetido que agobia: a mí, a vos y a todos los demás; no mames; en serio.
en serio te lo digo: rebuscado en mi mente, nunca existió nada, absolutamente nada, que no tuviera rock. y ya, ya estoy borracho de por vida, y no me importa, porque bebo ron colombiano y cerveza argentina, y porque todo lo demás está sobrevalorado y poco me importa.
estaba en eso cuando de repente se me ocurrió pensar en aquello: yo, no importa quién, de verdad no importa, sólo importa que para ese momento estaban todos tan llenos de nada que me sentí inagotablemente yo, ja, qué estupidez, pero era eso, y me encantaba todo porque no tenía sentido, y escuchaba lo que tenía ganas y eso estaba más que bien. y una y otra vez, y como siempre, la música era el sonido más rock que pudiera imaginarme y allá, allá todos, todos los que quieran escuchar, siempre. y la cerveza y el ron hacían lo suyo y yo estaba en ese estado que imagino que todos sentimos alguna vez: esa extraña contradicción divina y hermosa que sugiere cierto bienestar y la mentira más grande del mundo; pero hey, en serio: ¿a quién no le gusta? si de rock se trata: es bien chido, bien, bien chido.
pero claro, si quisiera ser serio, imagino que tendría que hablar de otras cosas; de las cuales no tengo ni la menor idea, por decirlo de algún modo. pero hey, siempre me gustó lo popular: eso que nos pasa a todos: jajaja, popular, ¿qué carajo significa eso? ya está, ya todo perdió sentido en mi cabeza: una vez más y como tantas otras.

miércoles, 4 de enero de 2012

martes.

estaba ciego tan ciego
mirando las nubes
de ese triste cielo
-apagado y sincero-
cuando en la esquina
de la otra cuadra
ladraba la luna
y reían las ranas.

le dolían los lunes
le dolían las ganas
le dolía el deseo
aunque siempre ganaba.

olvidó olvidarse
toda una semana
y decidió decidirse
a no hacer nada.
y así fue que
hizo todo aquello
que jamás había hecho
y que tanto deseaba:
no hizo nada,
absolutamente nada,
porque nunca jamás
olvidó su mirada.

y otra vez, como ayer,
empezó la semana,
y le dolía el lunes
y le dolían las ganas.